Ruta por Belém: donde las mañanas tienen otro encanto

Mar. 13 2020

¡Lisboa tiene tanto para ofrecer!

Imagínese que en un mismo lugar puede disfrutar de la vista perfecta, objetos únicos de artesanía, productos típicos deliciosos y, todo esto a cielo abierto, en el Centro Cultural de Belém.

Después de desayunar en uno de los 5 Hoteles Heritage, nos gustaría hacerle una sugerencia para que viva una experiencia diferente. El primer domingo de cada mes, venga a contemplar los tres grandes jardines situados a la entrada del Centro Cultural de Belém, que le conducen a la escalinata que sube hasta lo mejor de la tradición portuguesa, y también, lo mejor de su recreación: el mercado CCB.

Entre la repostería, jabones artesanales, objetos de moda y joyería exclusivas, verá que puede encontrar un poco de todo el país. Además del carácter único de lo que le ofrecen, la simpatía y el trato personal con los creadores de cada producto o pieza, sin duda, no le dejarán indiferente.

Siguiendo hasta el fondo de esta plaza central, se deparará con un inmenso balcón que brinda a quien lo visita una vista impresionante sobre el río Tajo, un lugar de inspiración y relajación.

Y, ya que se encuentra a pocos metros de la Colección Berardo, , aproveche también para conocer una de las exposiciones más visitadas de Europa.

Para la tarde perfecta, la terraza ideal

Una carta de vinos seleccionada es imprescindible. Mucho más si la combina con un paisaje inmenso sobre el azul que envuelve a Lisboa; es una propuesta irresistible.

Le recomendamos que siga su paseo por Belém hasta el Restaurante À Margem. Tal y como indica su nombre, cuenta con unas particularidades que lo diferencian de la mayoría. Con un diseño minimalista, este proyecto obra de los arquitectos Falcão de Campos y José Ricardo Vaz, a través de sus enormes cristaleras y tonos blancos, transmite una sensación de serenidad que debería ser obligatoria cuando se disfruta de unas vacaciones.

Igualmente, le sugerimos que ignore el reloj para poder disfrutar plenamente del estimulante ambiente de este lugar situado entre el Monumento a los Descubrimientos y la Torre de Belém.

Y en una zona que es una oda a los Descubrimientos…

… no podemos dejar de recomendarle una expedición hasta la Galería Avenida da Índia o Poço de Luz, como se le conoce por la luminosidad que invade la amplia sala de exposiciones, a través de las grandes ventanas que le confieren un aura mística y permiten que los curiosos descubran un poco al artista que expone allí, a través de sus obras.

Un lugar que sorprende, ya que puede pasar desapercibido fácilmente. Y, quizás por esa misma razón, haya sido elegido como taller por artistas plásticos como Lagoa Henriques, Maria Helena Matos, António Cândido dos Reis y Carlos Amado, referentes en la cultura portuguesa.

Un día largo merece una de las mejores marisquerías de Lisboa

Belém se ha rendido a los encantos y la pericia de la marisquería Nune’s Real. Y, del mismo modo, el resto de la ciudad, cuya historia tanto debe al mar.

A sólo 450 metros de la galería anterior, sin duda, le fascinará el servicio intachable y la frescura del marisco. Y no sólo eso: la carta es variada y como complemento a los condimentos y salsas que sorprenden por su toque familiar, destaca su estilo moderno y elegante. Un equilibrio perfecto que invita a compartir y a una buena conversación.

Y, si ha terminado la cena antes de las once de la noche:

Aproveche para disfrutar con el sabor aterciopelado del tan típico “Pastel de Belém”, envuelto por el hojaldre crujiente que hace las delicias de tantos lisboetas y extranjeros. Es probable que, al atardecer, la cola ya no suponga un impedimento para que aprecie este dulce imperdible en las magníficas salas casi bordadas con azulejos blancos y azules, que le conducen por el aroma que otrora imperaba en el Monasterio de los Jerónimos.


Vea también:

Heritage Solar do Castelo – La experiencia de vivir en un Castillo

Hotel Britania: El Heritage con sabor a los años 40

Heritage Avenida da Liberdade: el confort de su casa en la Avenida más cosmopolita de Lisboa





Créditos de imagen: Alice Butenko y Annie Spratt en Unsplash